Esa semana Julia Roberts me acompaña #DoblandolaRopa

2 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 1 Pin It Share 0 Email -- LinkedIn 1 2 Flares ×

Cuando elijo la película que veré en Netflix mientras me deshago de la montaña de ropa para doblar, busco una película que sea linda de alguna manera. Es decir nunca elegiría una película de miedo, ni monstruos, ni de disparos; sino que tiene que ser “linda” en algún aspecto.

Con esto quiero decir que debe tener una historia, contar alguna suceso, la vida de alguien, el viaje de alguien. Las historias de la gente suelen ser lindas, a veces extraordinarias y sorprendentes, así me gustan las pelis.

Otro requisito es que no sean tan “pesadas” las historias. Claro que no se trata de terminar cortándome las venas con un calcetín. Se trata de ver una historia interesante o divertida, o romántica, pero siempre entretenida. Así, sin darme cuenta, la ropa queda completamente lista para ser guardad en su lugar. Si la historia es “muy heavy” entonces lloro mas de lo que doblo. Entonces termino doblemente deprimida…. y no es la idea.

Y con esto no quiero decir que no termine llorando. La verdad, me encanta llorar en las películas. Para mi, llorar en una película quiere decir que me cautivó, que llegó a mi corazón. Es decir, busco que sea un llanto cálido, no deprimente.

Bueno, y como te habrás dado cuenta mis géneros favoritos con los dramas románticos y las comedias románticas. Soy cursi, ¿que puedo hacer?

Julia Roberts me acompaña a doblar la ropa ¿quien te acompaña a ti? Click To Tweet

Comer, rezar, amar es la película de esta semana para doblar la ropa.

Y de ella y las muchas frases rescatable que tiene me quedo con esta:

Hay un chiste italiano buenísimo acerca de un hombre pobre que va al templo todos los días a rezarle a un santo. Reza a la estatua: Querido Santo por favor, por favor, por favor déjame ganar la lotería. Al final, la estatua desesperada cobra vida, baja la mirada y le dice al hombre: Hijo mío, por favor, por favor, por favor compra un billete. Ahora entiendo el chiste y tengo 3 billetes.

Así que, no se trata de dejar de rezar. Pero actuemos también, si solo rezo para que la montaña de ropa desaparezca, estoy segura que no sucederá. Así que mejor tomo acción y me pongo a doblar.

Te dejo besos y si te gusta la película deja tu comentario 😉

firma

Suscríbete al boletín de noticias×

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *