No puedo pintar los muros y detesto el color

55 Flares Twitter 24 Facebook 29 Google+ 2 Pin It Share 0 Email -- LinkedIn 0 55 Flares ×

Creo, sin lugar a dudas, que el cambio número 1 es la pintura de los muros, al cambiarla y a veces solo en un muro, cambia el espacio por completo, pero ¿que pasa si por alguna razón no puedes cambiar el color de los muros? quizá vives en una casa rentada o prestada y no puedes hacer cambios, pero detestas el color de los muros o no combinan con tus muebles y accesorios ¿que soluciones tienes?

Hoy quiero compartirte 7 trucos que puedes usar para disimular el color de alguno de tus muros.

  1. Cuadros. El recurso principal, coloca cuadros. Si tu decoración ya se ve recargada tus cuadros pueden, inclusive, ser lisos. Un conjunto de 3 ó 4 cuadros verticales, horizontales, cuadrados, de la forma que más te gusten pueden hacer que distraigan la vista y en lugar de ver el color del muro veas los cuadros que deben ser de tu agrado y con los colores a los que quieras “cambiar” tu muro.
  2. Crea distracción con la ubicación de los muebles. Si es un solo muro el que no te agrada, trata de distraer las miradas hacia otro lado colocando el mueble principal de la habitación o un adorno llamativo en otro de los muros. Piensa “al entrar a esta habitación, ¿hacia donde desvío mi mirada?” Si la respuesta es una lámpara, un sillón, un espejo este objeto debe ser colocado en un muro al cual no nos importa que sea visto y NUNCA hacia el muro que nos molesta.
  3. Cambia su iluminación. Los colores varían según la iluminación, si el color que te molesta es muy obscuro, agrega iluminación con lámparas dirigidas o de piso que al iluminar atenúen el color, o al contrario oscurece el espacio para que los colores no se distingan mucho y se diluyan en la atmósfera del lugar.
  4. Repisas o estanterías con libros y adornos. Otra distracción puede ser colocar repisas o un mueble con estantería con libros y adornos que no permitan notar el color del muro. No me refiero a que no se vea, pero entre los libros y los adornos, que sea lo que menos importe.

  5. Viniles. Los viniles, por lo general, no lastiman la pintura, así que puedes usarlos sin problema (aún así consulta a tu proveedor) Usa viniles para distraer la vista hacia otro lugar, o bien, para hacer cambios importantes, por ejemplo, si tu muro es obscuro, colocando viniles claros puedes tener un efecto dramático y convertir un muro “molesto” en un muro con mucho diseño.

  6. Biombos o mamparas. Usa uno o varios biombos que combinen con tu decoración y que te ayuden a distraer la vista de los muros que no quieres que se noten. Puedes adornar los biombos con fotos, postales, dibujos de tus hijos o simplemente dejarlo tal cual sea, todo dependerá del tipo de biombo y tu gusto.

  7. Cambia el color de tus muebles por un color que combine con los muros que no puedes pintar. Quizá suene drástico, pero si puedes hacerlo quizá logres un efecto que no te imaginas con solo usar una cubierta para tu sillón o agregar cojines o cambiar el tapete o el edredón, quizá hasta te animes a pintar las mesitas de centro o las mesitas de noche con un color que te guste, pero que combine con el color de muro que te no puedes cambiar. Si quieres saber como combinar colores de forma armoniosa no te pierdas el e-curso que comienza el 1 de Noviembre
“Haz combinaciones de color armoniosas para tu decoración”

    ¿Tienes alguna otra opción que quiera compartir? Deja tus comentarios.

    Te dejo un abrazo
    Yuria Prospero

    Facebook

    Un pensamiento en “No puedo pintar los muros y detesto el color

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *